RELATO DEL DÍA

Soy una onanista compulsiva